A TIEMPO DE SER PUNTUAL Featured

18 Enero 2020, 12:00 am Escrito por 
Publicado en Experiencia docente
Leído 72 veces

 Todas las actividades del hombre están directamente relacionadas con el tiempo.

Pero no es posible partir de una definición ya que hay diferentes formas de ver y considerar lo que es el tiempo. El diccionario lo define como: época durante la cual vive alguna persona o sucede algún acontecimiento; oportunidad, ocasión o momento de hacer algo; duración de algo desde el inicio hasta el fin; edad de las cosas desde que empezaron a existir; etc.

La definición del tiempo depende de la actividad de quien lo defina; para unos “el tiempo es oro”, es riqueza y por lo tanto hay el compromiso de administrarlo; para el relojero es el “tic-tac” de su artesanía; para el biólogo, es el ritmo interno que mantiene a las plantas y a los animales en estrecha sincronía con la naturaleza; y para ti  ¿qué es el tiempo?. 

Una de las responsabilidades del proceso de aprendizaje y, por lo mismo, compromiso ineludible del docente, es la administración del tiempo. El hombre, cuando es niño tiene una vaga noción del tiempo y se puede decir que vive en un estado de presente intemporal con escasa o nula noción del  pasado y del futuro. A la edad escolar tiene el primer contacto con un ensayo de administración del tiempo, impuesto por las autoridades educativas, con los horarios y calendarización de actividades. 

Este primer contacto con el tiempo organizado, por ser impuesto, es desagradable y por lo mismo no forma parte de la programación mental positiva; este ingreso a la responsabilidad del uso del tiempo, impuesto y obligatorio, conviene reprogramarlo para obtener ventajas en todas las dimensiones de los campos  de interacción del hombre en cualquier lugar y circunstancia. 

José Ingenieros en su obra, El hombre mediocre, nos dice que “cada día, cada minuto deben ser aprovechados en el trabajo o en el estudio. El valor del tiempo es muy alto, dada la escasa duración de la vida humana. Nada hay que iguale al valor del tiempo; ni el dinero mismo puede comparársele, puesto que este vuelve y aquel no. En una vida se pueden hacer y rehacer diez fortunas; pero con diez fortunas nunca se puede recomenzar una vida... mientras el holgazán no tiene tiempo para hacer cosa alguna de provecho, al laborioso le alcanza el tiempo para hacer todo lo que se propone. El estéril no comprende cuándo trabaja el fecundo, ni adivina cuándo estudia el que sabe”. 

El tiempo sufre a diario agresiones que no se deben permitir: por ejemplo, cuando tú has quedado, de manera formal, con alguien no es raro que escuches el clásico ¡perdóname! Ya te hice esperar mucho tiempo. Se me hizo muy tarde, no me fijé en la hora y no pude llegar temprano. ¿Te parece que nos veamos después?, etc. 

¿Te ha tocado asistir a una cita con algún funcionario público?...

¿A una reunión oficial?...

¿Han llegado los invitados a la hora convenida?... 

¿Y qué tal en las oficinas de gobierno?... 

¿Y en los bancos?...

En todas partes nuestro tiempo sufre agresiones. La falta de puntualidad está en casi todos los medios. 

Parece que “Las gentes se sienten más importantes cuanto más impuntuales soninconscientemente,  pretenden demostrar, con su postura, que todos los demás somos inferiores a ellos. 

¿Cuál es su excusa para ser impuntual?. Recuerde que la puntualidad es un signo de madurez y prueba de corresponsabilidad para evitar la pérdida de tiempo por culpa de los impuntuales.

Si llega tarde a una reunión pierde la oportunidad de informarse de lo que se trató ya y no lo van a repetir por usted. 

Su puntualidad prueba qué tanto controla usted al tiempo o en qué medida le controla el tiempo a usted. 

Le conviene ser conductor de su vida, que es tiempo administrado; aún puede  reprogramar la actitud mental frente al tiempo que es un regalo de Dios para que usted, como buen banquero de los bienes puestos a su servicio, lo administre bien, aquí y ahora, con la debida justificación. 

Conviene no menospreciar el tiempo de los demás, teniendo en cuenta que “todo lo que enorgullece a la humanidad, todo lo que disfrutamos en bienestar y belleza, todo lo que dignifica al hombre es herencia de quienes, aprovechando su tiempo, persiguieron un sueño y, con trabajo, disciplina y perseverancia, lo alcanzaron.

Califica el contenido
(0 votes)
Lic. Carlos del Salto del Salto

Director general del Centro de Estudios John F. Kennedy

Website: www.jfk.mx
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd